Sin embargo, en su época como propietario

José Antonio García fue el dueño del Atlante por varios años, equipo con el que sufrió varios altibajos durante su gestión, pero sin lugar a dudas tuvo uno de los mejores planteles de la historia del club, donde la mayoría de los jugadores de aquella época siguen en el mundo del futbol. Sin embargo, en su época como propietario de los Potros de Hierro, Toño García también fue criticado por los aficionados por las decisiones que tomaba y más en la época en la que el equipo se fue a Segunda División. El empresario mexicano recordó una anécdota cuando fue a un restaurante a comer y un mesero le negó el servicio por ‘haber descendido’ al Atlante, una actitud que hizo que se molestara.
Una vez en el Bellinghausen, voy a comer y un mesero: ’a usted no le sirvo, porque usted mandó al Atlante a Segunda División', le dije: ‘ven para acá cabrón, ¿tú crees que a mí no me duele? Yo pago para que tú cobres, a mí me atiendes, a mí me sirves, sino le hablo al gerente’, yo todo enchilado”, platicó en charla con Toño de Valdés.
Más tarde, Toño García se hizo amigo del mesero, atendía su mesa, y le regalaba playeras del equipo. Asimismo, una señora le reclamó a José Antonio García cuando estaba en el palco, culpándolo del descenso del Equipo del Pueblo: “usted mandó al Atlante a Segunda División, usted lo mandó”. La respuesta del ex directivo del futbol mexicano fue “yo también estoy en Segunda, perdón”, la señora no se quedó callada y le mencionó “sí, pero a mí me duele en corazón”, “le digo ‘sí, a mí me duele en el corazón y en el bolsillo”. Al igual que con el mesero, cuando el Atlante es campeón en Monterrey, a su llegada al aeropuerto, la señora “me besaba la mano, me abrazaba y le dije: ‘mire, tranquila, ni era yo tan malo ni soy tan bueno ahora, pero disfrútelo'”.
Artículo Anterior Artículo Siguiente