Para redondear la alegría de los seguidores

Klay Thompson volvió a jugar este domingo con los Golden State Warriors tras superar dos graves lesiones y 941 días después de su último encuentro con el equipo de la NBA. Thompson formó parte de la quinta inicial en el partido que enfrentaba a los Golden State Warriors contra los Cleveland Cavaliers y recibió una enorme ovación por parte del público presente en el Chase Center de San Francisco. Para redondear la alegría de los seguidores de los Warriors, Thompson metió una canasta en la primera acción ofensiva de su equipo en este encuentro. El jugador había confirmado el sábado que su esperado retorno a la NBA sucedería este domingo. “Odio usar la frase ‘no puedo esperar’ porque me gusta estar presente en mi vida pero NO PUEDO ESPERAR a jugar en frente de nuestros fans de nuevo”, dijo Thompson en un mensaje publicado por la cuenta oficial en Twitter de los Warriors. Tres veces campeón de la NBA con los Warriors siendo parte de uno de los equipos más legendarios de la liga, Thompson jugó por última vez el 13 de junio de 2019 en el sexto partido de las Finales que acabarían coronando a los Toronto Raptors. Ese día comenzó su calvario de lesiones: primero se rompió el ligamento cruzado anterior y después se rompió el tendón de aquiles. Esas dos graves lesiones lo dejaron sin jugar en las temporadas 2019-2020 y 2020-2021. Considerado como uno de los tiradores más letales de la historia de la NBA, Thompson refuerza ahora a unos Warriors que, tras quedarse fuera de los Playoffs en los dos últimos años, ahora son uno de los mejores equipos de la liga.
Artículo Anterior Artículo Siguiente